publicado en: Sin categoría | 0

“Pentecostés nos invita a caer en la cuenta de cómo la acción del Espíritu Santo ha ido creciendo con el tiempo: cuando miramos hacia atrás, nos va siendo más fácil rastrear con agradecimiento sus huellas en nuestra vida y el eco de ese modo suyo de hacernos sentir su presencia. Pentecostés nos ayuda a entender mejor que “el Espíritu viene en auxilio de nuestra debilidad”. Pentecostés  nos recuerda que podemos contar con una fuerza que no nos pertenece pero que nos habita y que, a poco que se lo consintamos, se hace cargo de nuestra vida

 

Pentecostés nos incendia para sentir el mundo como lo sentía Jesús Porque en medio de tantas cosas en contra, allí está también el Espíritu a favor nuestro, amigo fiel a nuestro lado para sostener en nosotros ese deseo que nos hace seguir clamando: “¡Ven Señor Jesús!”.”
(Dolores Alexaindre)

 

Deja un comentario